Rescate a la memoria colectiva, Javiera Quesney & Fundación Manantial de Ilusión

Rescate a la memoria colectiva en obra Cactus, sólo muere lo que se olvida.

Por: María Eliana Sepúlveda Cid, Gestora Cultural.

“Cactus, sólo muere lo que se olvida” es, probablemente, la obra de teatro inclusiva de mayor impacto y trascendencia en la historia del teatro chileno. Los aspectos que pone de relieve son múltiples y todos de gran profundidad en su abordaje, desarrollo y realización.

En un análisis del último trabajo de la Cía. Música- Teatro, la obra “Cactus”, podrían establecerse una serie de puntos relevantes: un desarrollo dramatúrgico que articula lúcidamente la clásica historia de “Romeo y Julieta” de W. Shakespeare y la vida y arte de Violeta Parra, al que se suman los aportes biográficos de cada artista; un vestuario diseñado y elaborado en materiales, formas y colores muy interesantes y llamativos, la música, un aporte en vivo, original, que acompaña el desarrollo completo de la obra y un trabajo audiovisual impactante, que da vida y movimiento a una serie de microbordados que aluden a imágenes de casas en el sur, del mar, de ferias pueblerinas y de la fuerza de la naturaleza, dando un hermoso contexto y escenografía al relato de la obra.

Para Javiera Quesney, artesana, llevar sus microbordados a la puesta en escena teatral de “Cactus, solo muere lo que se olvida”, ha sido uno de sus proyectos artísticos más importantes, pues dentro de la serie de aportes que hacen a la obra, se buscaba también generar y transmitir conciencia del valor de las tradiciones y la propia cultura territorial, a través del arte. Es un recorrido lleno de relatos de colores y de detalles donde la técnica del microbordado, oficio solitario, emocionante, expresa toda su prolijidad y se suma a un trabajo artístico creativo.

En palabras de Víctor Romero, director general y fundador de Fundación Manantial de Ilusión, las imágenes invitan a dar un paseo por la memoria visual colectiva en cada escena del montaje.

La obra describe historias dentro de una historia mayor, donde la geografía bordada evoca un sentimiento de pertenencia al espacio, que emociona, donde los personajes habitan esos paisajes y, de alguna manera, el público también.

“Cactus, sólo muere lo que se olvida” es un trabajo excepcional, que al conjugar este universo de elementos significativos, declara de manera sobresaliente la importancia del arte en el desarrollo profesional y personal de las personas con discapacidad cognitiva, instalando un espacio de reflexión y compromiso con la inclusión, en el más amplio sentido, inspirando a cada testigo-espectador a pensar en la construcción definitiva de una sociedad más solidaria y equitativa.

La Fundación es un espacio que promueve la inclusión a través del arte, donde se vive la diversidad, sumando la riqueza de sus aportes a una misma visión y construcción de mundo, vinculando permanentemente a los artistas y personas con discapacidad cognitiva con su entorno. En la actualidad en sus líneas de acción se encuentran: Los talleres de Toma de Conciencia y Sensibilización para organizaciones que estén transitando culturalmente hacia la inclusión social y laboral; el Taller de Rutas Culturales, instancia formativa abierta e inclusiva que pone en contacto a jóvenes con diferentes actividades y temáticas sobre arte y cultura, y los montajes que se desarrollan con los elencos de los Talleres de Iniciación Actoral y Musical.

Visualiza la obra “Cactus, sólo muere lo que se olvida”, con los bordados de Javiera Quesney en www.escenix.cl

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *